Un syrah cosechado  en la noche de luna llena de marzo, por muchas manos amigas y música andina en el aire y el alma.

Un mes estuvo flotando con sus pieles hasta la luna de abril y todos  sus moviementos los hicimos con la Luna llena. En sabor es lunática.

Vino artesanal y natural.
Salud!!!